Bienvenido a nuestra sección de preguntas frecuentes
Aquí podrá encontrar las respuestas a las preguntas más comunes de nuestros clientes.

¿Qué gastos conlleva una hipoteca?
IAJD
Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Se aplica a los contratos que se formalizan en documento notarial, inscribibles en el Registro y con cuantía económica, como es el caso de una compraventa o hipoteca. La base de cálculo es la responsabilidad hipotecaria en el caso de las hipotecas y el importe escriturado en el caso de las compraventas (sólo cuando se trata de primera transmisión). El tipo a aplicar depende de las Comunidades Autónomas y del importe, puede oscilar entre el 0,1% y el 1%.
Notaría
Honorarios por la intervención del Notario como fedatario público. El importe viene determinado por el valor de la compraventa, o por el importe del préstamo en el caso de las hipotecas, aunque también puede influir la extensión de la escritura o la existencia de operaciones conexas.
Registro
Los honorarios por la intervención del Registrador de la Propiedad. Su importe depende del valor escriturado, en la compraventa, y del importe del préstamo, en la hipoteca.
Gastos de gestión
Honorarios del gestor para la tramitación de la escritura correspondiente realización de (pago de impuestos e inscripción en el Registro).
Comisión de apertura
Comisión que cobra la entidad financiera por los servicios de estudio, administración y gestión generados en la concesión de un préstamo hipotecario.
Tasación
Es el coste de la valoración de la vivienda que debe realizar un perito independiente y autorizado por el Ministerio de Economía y Hacienda para poder formalizar la hipoteca.
El importe es aproximado, pudiendo existir particularidades en las diferentes Comunidades o Municipios; así como entidades, el importe exacto le será facilitado por el Gestor antes de la firma.
¿Qué ocurre si la casa que compro ya tiene una hipoteca?
Al solicitar la nota simple en el Registro de la Propiedad comprobaremos la situación de cargas de la vivienda que vas a comprar. En caso de existir una carga previa, nosotros nos ocupamos de coordinar su cancelación.
¿Qué documentación necesito para continuar la tramitación?
Tras el envío de la solicitud, y confirmada la viabilidad del préstamo, será necesario que nos remita cierta documentación. Para recogerla, una vez completada, le enviaremos un mensajero a su domicilio, o al lugar que nos indique.
La documentación que deberá enviar, se la especificaremos en el momento en el que se compruebe la viabilidad de la operación. A continuación, y a modo orientativo, relacionamos algunos documentos que, habitualmente, son necesarios para gestionar una hipoteca.
Documentos personales
Documento Nacional de Identidad (DNI), Pasaporte o Tarjeta de Residencia En caso de separación o divorcio: sentencia y/o convenio regulador Documentos de ingresos
Trabajador por cuenta ajena
3 últimas nóminas
Última declaración de la renta (IRPF) incluyendo carta de pago validada
Trabajador por cuenta propia
2 últimas declaraciones de renta incluyendo carta de pago validada Pagos fraccionados de IRPF del último año Alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) Declaración de IVA (trimestrales y anuales)
Propietario de empresa (Sociedad anómima, Sociedad Limitada)
Último Impuesto de Sociedades e IVA
C.I.F.
Documentos vivienda
Escritura de compra-venta o nota simple Contrato privado de compra-venta o contrato señal IBI (Impuesto de bienes inmuebles)
Otros documentos
En caso de estar pagando algún préstamo: 3 últimos recibos
En caso de estar cobrando una pensión: documento justificante del cobro de la misma
En caso de percibir ingresos por alquiler: contrato de alquiler.

¿FIJO O VARIABLE?
Una primeras cuestiones a la que hemos de dar respuesta a la hora de plantearnos la solicitud de una hipoteca está en elegir qué modalidad de tipo de interés nos aplicará la entidad financiera.
Esta decisión es en el fondo una apuesta por la evolución del precio del dinero en el mercado, la cual depende de una gran cantidad de factores (políticos, económicos...), muchos de los cuales no pueden ser previstos, de ahí que la decisión final venga determinada por el carácter del solicitante así como por las posibilidades económicas del mismo.

1. Préstamo hipotecario a tipo de interés fijo: Este tipo de préstamos mantienen de forma constante el tipo de interés que nos aplican a lo largo de toda la vida del préstamo, por lo que la cuota mensual que hemos de atender se mantendrá invariable. Ventajas:
- Conocemos en todo momento la cantidad que vamos a pagar (mensualmente, trimestralmente...), lo cual nos permite una mejor planificación económica. - Las subidas de los tipos de interés en el mercado no nos afectarán en la cantidad a pagar por la hipoteca. Inconvenientes:
- No nos beneficiaremos de las bajadas de los tipos de interés, por lo que estaremos pagando un precio superior al del mercado.
- Las comisiones de cancelación de este tipo de préstamos suelen ser superiores a los de tipo variable.
- El hecho de asumir una operación sobre la que no pueden repercutirse las variaciones de tipos de interés obliga a las entidades financieras a limitar los plazos máximos de amortización de estos préstamos (en torno a los 15 años), lo que exige disponer de una capacidad de pago holgada por parte del solicitante.
2. Préstamo hipotecario a tipo de interés variable:
Es aquel préstamo en el que el tipo de interés que nos aplican varía en el tiempo conforme a la variación de los tipos de interés en el mercado.
La revisión o modificación periódica del tipo de interés a aplicar dependerá del préstamo hipotecario contratado, siendo normal que esta revisión se produzca cada 6 u 8 meses.
Normalmente este tipo de préstamos presentan un tipo de interés fijo o inicial para los 6 ó 12 primeros meses, transcurridos los cuales se procede a la primera revisión del tipo.
¿En función de qué oscila un tipo variable? La ley determina que debemos tomar una referencia, para lo que exiten las referencias oficiales y recomendadas para préstamos hipotecarios publicados por el Banco de España, a esa referencia se le sumará un diferencial o margen. El tipo de interés de referencia más común es el Euribor, si bien legalmente existen otros tipos de interés a los cuales podemos referenciar un préstamo hipotecario como el IRPH. (Indice de referencia de préstamos hipotecarios). Una variación dentro de los préstamos a tipo de interés variable es lo que se denomina como tipos mixtos. En la práctica, un tipo mixto no es sino un tipo de interés variable en el que el plazo del tipo de interés inicial o de salida es superior a los 12 meses. Transcurrido este plazo su comportamiento será igual al de cualquier préstamo hipotecario a tipo variable.
Ventajas:
- Adaptaremos en todo momento el tipo de interés que pagamos por nuestra hipoteca a la evolución del precio del dinero en el mercado.
Cuanto más corto sea el plazo de revisión, antes se producirá este ajuste (lo cual es muy positivo en tendencias bajistas de los tipos de interés pero, evidentemente, será negativo para nuestro bolsillo cuando la tendencia de los tipos sea al alza). - Las comisiones de este tipo de operaciones son sensiblemente inferiores a las que nos cobran por operaciones a tipo fijo.
- La adecuación de los tipos de interés a la evolución del mercado permite a las entidades financiares ofrecer plazos de amortización superiores (25 años, 30 años, llegando algunas entidades hasta los 35 ó 40 años en función de la edad de los solicitantes). Inconvenientes:
La gran desventaja de este tipo de operaciones viene dada por el hecho de que estaremos sujetos a las oscilaciones derivadas del mercado y, por tanto, la cuota periódica que hemos de pagar variará cada vez que cambie el tipo de interés.


¿Cómo determinar el plazo de amortización?
Una vez hemos decidido el tipo de interés (fijo o variable) al que queremos nuestra hipoteca, tendremos que determinar el plazo de amortización de la misma. Existen dos premisas que hemos de tener muy en cuenta llegado este momento:
1) A mayor plazo de amortización, más intereses pagaremos por nuestra hipoteca.
2) A mayor plazo de amortización, menor será la cuota periódica que debemos asumir.
Asimismo hemos de tener en cuenta que los plazos máximos de amortización varían conforme al tipo de interés (las operaciones a tipo fijo presentan plazos máximos de amortización más cortos que las de tipo variable) y también por el hecho de que no todas las entidades financieras ofertan los mismos plazos.
A la hora de seleccionar el plazo de amortización de una hipoteca el criterio general suele ser el determinar aquel plazo que nos permita asumir el pago de la cuota periódica del préstamo comprometiendo adecuadamente nuestra capacidad económica.
Es decir, mayoritariamente determinamos el plazo de la hipoteca en función de nuestros ingresos y necesidades, de forma que la cuota periódica resultante sea asumible. Por su parte, las entidades financieras suelen mantener el criterio de que las cuotas mensuales no superen el 35 ó 40% de los ingresos netos del solicitante el préstamo, para evitar el riesgo de impagos.

Impuestos que gravan la Compraventa de una Vivienda
En el caso de compra a un promotor/constructor, la transmisión, como operación empresarial habitual, está sujeta al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que debe pagar el comprador directamente al vendedor, el cual lo ha de ingresar posteriormente en la Hacienda Pública. El tipo general es del 7%.
Si compra una plaza de garaje conjuntamente con la vivienda, también pagará el IVA al mismo tipo, mientras que si adquiere esa plaza por separado, pagará el tipo general de IVA que es el 16%.
Además deberá pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados al tipo del 1% (no obstante hay tipos distintos en algunas Comunidades Autónomas, como es el caso del País Vasco y Navarra). La liquidación de este impuesto la puede hacer el propio interesado, o bien a través del Notario o de un gestor colegiado.
En Canarias no existe el IVA, y el impuesto que se paga es el I.G.I.C., con un tipo del 4,5%, además del impuesto de Actos Jurídicos Documentados al que ya hemos hecho mención.
En el caso de compra a un particular, es decir, cuando se trata de viviendas usadas o de segunda mano, deberá pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales al tipo del 6% sobre el valor real de la adquisición (7% en Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, Madrid y Murcia), que en principio es el valor declarado en la escritura, sin perjuicio de las posibles comprobaciones de la Hacienda Pública.
En caso de diferencias entre el valor declarado y el valor real, se giran liquidaciones complementarias, y eventualmente, para el caso de que la diferencia exceda ciertos porcentajes, se imponen sanciones que pueden llegar a ser graves.
La liquidación de este impuesto la puede hacer el propio interesado, o bien a través del Notario o de un gestor colegiado las mismas vías antes señaladas.

Bases para la Desgravación: El concepto de Reinversión.
Se permite desgravar fiscalmente cuando se vende la vivienda habitual y se adquiere una nueva con el dinero obtenido por la venta de la antigua, si se cumplen los siguientes supuestos:
- No se podrá practicar deducción por la adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda en tanto las cantidades invertidas en la nueva vivienda no superen las invertidas en las anteriores, en la medida en que hubiese sido objeto de deducción. O sea, si vendemos nuestra vivienda en 5.000.000 ptas. (siendo este el mismo importe por el que la adquirimos) y nos compramos una por 48.000 €. podremos desgravar la diferencia, es decir, 18.000 € .
- Cuando al vender la vivienda obtengamos una ganancia patrimonial exenta por reinversión (por ejemplo nuestra casa la compramos por 24.000 €. y la vendemos por 36.000 €. para comprarnos una nueva que nos cuesta 60.000 €.) la base de deducción por la adquisición o rehabilitación de la nueva se minorará en el importe de la ganancia patrimonial a la que se aplique la exención por reinversión. En este caso, no se podrá practicar deducción por la adquisición de la nueva vivienda mientras las cantidades invertidas en la misma no superen tanto el precio de la anterior (en la medida en que haya sido objeto de deducción) como la ganancia patrimonial exenta por reinversión. Resumiendo, en nuestro supuesto la casa nos costó 24.000 € y la vendimos por 36.000 € para comprar una de 60.000 €; en este caso sólo podremos desgravar 24.000 €, que son la diferencia entre el valor de la venta y el precio de la compra. Los 12.000 € de beneficio en la venta de la antigua vivienda NO tienen derecho a deducción

Bases para la Desgravación: Aspectos que no constituyen inversión en vivienda habitual
No se considera inversión en vivienda habitual:
- Los gastos de conservación y reparación.
- Las mejoras.
-La adquisición de plazas de garaje, jardines, parques e instalaciones deportivas y en general, cualquier anexo u otro elemento que no constituya la vivienda propiamente dicha, siempre que se adquieran de forma independiente de ésta.
Hemos de señalar que, en caso de adquirirse junto con la vivienda, sí que darían lugar a deducción (las plazas de garaje adquiridas junto con la vivienda, en el mismo acto aunque sean fincas distintas, con un máximo de dos sí que se consideran adquisición de vivienda habitual).
¿Qué documentación necesito para continuar la tramitación?
Tras el envío de la solicitud, y confirmada la viabilidad del préstamo, será necesario que no remita cierta documentación. Para recogerla, una vez completada, le enviaremos un mensajero a su domicilio, o al lugar que nos indique.
La documentación que deberá enviar, se la especificaremos en el momento en el que se compruebe la viabilidad de la operación. A continuación, y a modo orientativo, relacionamos algunos documentos que, habitualmente, son necesarios para gestionar una hipoteca.
Documentos personales
Documento Nacional de Identidad (DNI), Pasaporte o Tarjeta de Residencia En caso de separación o divorcio: sentencia y/o convenio regulador Documentos de ingresos
Trabajador por cuenta ajena
3 últimas nóminas
Última declaración de la renta (IRPF) incluyendo carta de pago validada
Trabajador por cuenta propia
2 últimas declaraciones de renta incluyendo carta de pago validada Pagos fraccionados de IRPF del último año Alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) Declaración de IVA (trimestrales y anuales)
Propietario de empresa (Sociedad anómima, Sociedad Limitada)
Último Impuesto de Sociedades e IVA
C.I.F.
Documentos vivienda
Escritura de compra-venta o nota simple Contrato privado de compra-venta o contrato señal IBI (Impuesto de bienes inmuebles)
Otros documentos
En caso de estar pagando algún préstamo: 3 últimos recibos
En caso de estar cobrando una pensión: documento justificante del cobro de la misma
En caso de percibir ingresos por alquiler: contrato de alquiler